Logo
 
Barra
Barra
 
 
Úsalos

BotónBotónBotón UNIDADES TEMÁTICAS | CUESTIONARIOS | TEXTOS | MAPAS CONCEPTUALES | GLOSARIO | EJERCICIOS | EXÁMENES

 
 
 
Borde

Historia del Mundo Contemporáneo. Unidades temáticas Hª CONTEMPORÁNEA
Antiguo Régimen Antiguo Régimen
Revolución Industrial Revolución Industrial
Revoluciones burguesas Revoluciones burguesas
Movimiento obrero Movimiento obrero
Imperialismo Imperialismo
Primera guerra mundial Primera guerra mundial
Revolución rusa Revolución rusa
Entreguerras Entreguerras
Los fascismos Los fascismos
La Segunda Guerra Mundial La Segunda Guerra Mundial

Historia del Arte Hª del ARTE
Ir a: Diapositivas
Ir a: Mapas conceptuales
Ir a: Ejercicios interactivos
Geografía de España GEOGRAFÍA de ESPAÑA
Ir a: Glosario
Ir a: Selectividad
Bilingual Space BILINGUAL SPACE
Ir a: Earth planet
Ir a: The relief
Ir a: The climate
Ir a: The Prehistory
Ir a: Egypt
Ir a: Greece (Spanish)
Historia de América Hª de AMÉRICA
Ir a: América colonial

Borde
La Primera Guerra Mundial Bilingual SpaceBilingual space

La crisis de 1917

Hospital alemán en Berlín. Ampliar imagen
Hospital alemán en Berlín
El equilibrio militar de finales de 1916 y la imposibilidad de dar fin a la guerra a corto plazo puso en dificultades a los beligerantes. Tropas y retaguardia fueron presa de una creciente desmoralización.

Durante 1917 se desencadenaron protestas de soldados y mandos que se transformaron en auténticos motines que fueron duramente reprimidos. La unidad política se quebró en el seno de cada una de las potencias e innumerables voces clamaron contra la guerra, exigiendo una paz negociada. Surgieron iniciativas de paz como la de Wilson (presidente de los Estados Unidos) o la del papa Benedicto XV, pero finalmente se impusieron las tesis de los partidarios de continuar la contienda. Texto. Crisis de 1917. Oposición a la  continuación de la guerra

Thomas Woodrow Wilson (28 de diciembre de 1856 - 3 de febrero de 1924), 28º presidente de los Estados Unidos. Ampliar imagen
Presidente Wilson

Papa Benedicto XV. Ampliar imagen
Papa Benedicto XV

Mariscal Petain. Ampliar imagen
Mariscal Petain

Georges Clemenceau. Ampliar imagen
G. Clemenceau

En Francia la especial dureza de los combates en las trincheras, unida a la escasez de víveres y pertrechos, provocaron huelgas en la industria metalúrgica y la sucesión de una serie motines (primavera de 1917) que fueron frenados mediante numerosos fusilamientos. El general Nivelle fue sustituido por el mariscal Petain quien logró restaurar la disciplina militar. El gobierno fue asumido por Georges Clemenceau. Texto. Motines de 1917 Texto. Crisis de 1917.  Soluciones de Petain para atajar los motines en el ejército francés
En Gran Bretaña los laboristas se alejaron del gobierno al tiempo que se sucedían numerosas huelgas. Se hizo cargo del ejecutivo David Lloyd George, partidario de proseguir la guerra y promotor de una serie de medidas que lograron incrementar la eficacia del ejército.
David Lloyd George (1863-1945). Jefe del Gobierno entre 1916 y 1922. Ampliar imagen
Lloyd George

Los generales alemanes Hindenburg y Ludendorff. Ampliar imagen
Hindenburg
y
Ludendorff

En Alemania se libraron enconadas luchas políticas entre los partidarios de continuar la lucha y los que propugnaban su fin. A la postre se impusieron los primeros, significados por Hindenburg y Ludendorff, generales del Estado Mayor.
Los más moderados, representados por el canciller Bethmann-Hollweg, estaban decididos a limitar la lucha submarina al considerar que incrementaba el riesgo de una intervención militar norteamericana. Los submarinos alemanes habían declarado la guerra total, tanto contra los buques de países beligerantes, como contra los neutrales.
En Austria-Hungría el ejército que combatía en varios frentes comenzó a dar signos de desplome. A ello se unió la escasez de abastecimientos en las ciudades.
Artillería austro-húngara. Ampliar imagen
Artillería austro-húngara
Los descontentos crecieron y se transformaron en reivindicaciones nacionalistas, de modo que húngaros, checos y polacos empezaron a demandar su independencia del Imperio.
Italia, a la que los austro-húngaros habían infligido severas derrotas, se encontraba en una delicada situación y reclamaba la ayuda del mando aliado, que envío varias divisiones franco-británicas para evitar su derrumbe militar.
El sultán turco Mohamed V. Ampliar imagen
Mohamed V
En el Imperio Turco, tras una serie de reveses que le hicieron perder Palestina y Mesopotamia a manos británicas, la situación se tornó insostenible.
Rusia constituyó sin duda el escenario más convulso de esta etapa. Presa de un fuerte descontento motivado por la escasez de víveres y los continuos descalabros militares, sufrió diversos motines que finalmente desembocaron en la Revolución de febrero de 1917. El zar se vio obligado a abdicar y se formó un Gobierno Provisional de corte occidental liderado por Kerenski, que en contra de la mayoría de los rusos decidió proseguir la lucha.

Nicolás II, zar de Rusia, depuesto por la revolución de febrero de 1917. Ampliar imagen
Nicolás II

Kerensky, jefe del Gobierno Provisional junto a las tropas.  Ampliar imagen
Kerensky junto a las tropas

Vladimir Illich Ulianov, Lenin, líder de los bolcheviques soviéticos, máxima figura de la revolución Rusa.  Ampliar imagen
Lenin
Meses más tarde, en Octubre de 1917, un golpe de estado acabó con el gobierno burgués de Kerensky y aupó al poder a los comunistas de Lenin. Éste entabló conversaciones con las potencias centrales con el fin de poner término a la guerra en el frente oriental, hecho que se materializó finalmente con la firma del Tratado de Brest-Litovsk en marzo de 1918.

Por él se imponía a Rusia la pérdida de extensos territorios (Estonia, Letonia, Lituania, Finlandia, etc.). Texto. Crisis de 1917.  Tratado de Brest-Litovsk
El abandono ruso significó un giro radical en el conflicto: el frente oriental quedaba libre de contiendas y ello permitió a las potencias centrales concentrar la totalidad de sus ejércitos en el frente occidental.

Firma del Tratado de Brest-Litovsk que sacó a Ruisa de la guerra en marzo de 1918. Ampliar imagen
Tratado de Brest-Litovsk
Sin embargo, la entrada en guerra de Estados Unidos (también lo hizo Grecia) en la primavera de 1917 alteró radicalmente las expectativas de alemanes y austro-húngaros: supuso la apertura de un nuevo frente en los Balcanes pero, ante todo, la irrupción de una potencia extraordinaria que con su formidable peso económico, demográfico y militar, inclinó la balanza definitivamente del lado de los aliados. Texto. Declaraciones del presidente norteamericano Wilson en el Congreso abogando por la entrada de Estados Unidos en la guerra


Interior de un submarino

Las razones que llevaron a los estadounidenses a intervenir en la guerra se debieron en parte a la agresiva ofensiva en el mar desarrollada por los alemanes. Las tesis belicistas se habían logrado imponer a las más moderadas y Alemania había declarado una guerra submarina total.
El torpedeamiento del carguero estadounidense Vigilantia en marzo de 1917 tuvo una enorme repercusión en la prensa estadounidense e influyó en el cambio de actitud de la opinión pública, hasta entonces remisa a entrar en guerra.
También influyó en esa decisión la interceptación por los servicios de espionaje británicos del llamado "Telegrama de Zimmermann" por el que Alemania daba instrucciones a su embajador en México para que intentase incorporar a este país en la contienda en contra los Estados Unidos. Telegrama de Zimmermann Texto. Telegrama de Zimmermann
El 2 de abril de 1917 el presidente Wilson declaró la guerra a Alemania.
Arthur Zimmermann, Secretario de  Asuntos Exteriores del Imperio Alemán. Ampliar imagen
A. Zimmermann

Ir a:El final de la guerra. 1918

Grado de elaboración de esta página. Ampliar imagen

Up

 

Búsqueda

 

Claseshistoria.com

Inicio Inicio | Temario Unidades temáticas | Mapa del Web Mapa del Web

 
 
  Botón Síguenos también en: Facebook Twitter Youtube Suscripción RSS  
 
 

Curso de inglés en Escocia

Cursos de Claseshistoria

 
Barra Barra Cenefa
Barra
Pie

Web patrocinado por CASA NICOLASA, Alojamiento rural en Capileira (La Alpujarra)
Última actualización:

  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons   Page copy protected against web site content infringement by Copyscape